Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información

A PUNTITO DE VER LA CARA DE MI BEBÉ

Liberación cadenas laterales
Liberación cadenas laterales
Movilizaciones del tejido
Movilizaciones del tejido
Conociendo a los papás
Conociendo a los papás
Preparación al parto en el fitball
Preparación al parto en el fitball
Bolsa para el hospital
Bolsa para el hospital
Apósitos para cicatrices de cesárea
Apósitos para cicatrices de cesárea

El viernes pasado tuvimos taller PREPARTO en Numantium. Como viene siendo costumbre, reunimos a 4 o 5 embarazadas que se encuentren en la última fase de la gestación (entre la semana 34 y la 38) para realizar un monográfico sobre el bienestar de la mamá en las últimas semanas del embarazo y la preparación al parto.


Estos talleres resultan muy productivos para mis alumnas y muy divertidos para mí. Lo primero porque asisten con sus parejas. Muchas de los futuros papás (por no decir el 90%) no pueden asistir a las clases preparto que realizan las matronas en la seguridad social debido a los horarios de dichos cursos, generalmente matinales. Así que los papás se sienten un poco perdidos en cuanto a su papel de cara al parto, y con cierta impotencia ante las molestias y dolores que le van surgiendo a sus parejas durante las últimas semanas.


Lo segundo, porque pasamos un rato muy divertido y las risas están aseguradas.


Es por ello, que desde hace un año aproximadamente, se me ocurrió que una buena forma de poder interactuar con ellos y trasmitirles mis conocimientos, era realizar este tipo de talleres.


La idea es que fueran de pocas personas para crear un ambiente familiar y distendido. Lo importante es que las parejas se sientan libres para preguntar y que yo pueda pasar un rato con cada una de ellas para darles esa información o simplemente apoyo para ese proceso que ya se encuentra tan cerca.


Durante el taller hay tiempo para conocernos, para trabajar las respiraciones, aprender movimientos para la liberación miofascial, realizar movimientos específicos sobre fitball de cara a la etapa preparto, y sobre todo identificar las partes del parto entendiendo nuestro papel y el de nuestro bebé.


En otro post entraremos a comentar más explícitamente en qué consisten los contenidos de este monográfico, y es que para esta entrada el papá de Javi me hizo una petición muy especial: ¿Elvira, podrías darnos una hoja con las cosas básicas para tener en cuenta y llevar al hospital?


 ¡¡¡MADRE MÍA, UNA LISTA DE LA BOLSA PARA EL HOSPITAL!!!


Y me lo piden a mí, la persona que ni siquiera había preparado una maletita para el nacimiento de mi hijo L. Y es que cuando tienes planificado un parto en casa, lo que menos piensas (o quieres pensar) es que vas a necesitar una bolsa para un traslado al hospital. Las circunstancias, o más bien, la aparición de meconio, hicieron que tuviésemos que trasladarnos rápidamente al Hospital Santa Bárbara de Soria, así que me vi en el hospital con lo justito. Cómo sólo pasamos 24 horas ingresados no hubo tiempo de organizar nada, así que menos mal que era 16 de junio, porque mi hijo como buen soriano, salió a la calle ni más ni menos que en body. He de decir en mi defensa que iba tapadito y recorrió un metro hasta el coche, pero la anécdota ahí queda.


Así que cuando Javier padre me planteó al final del taller preparar una lista para el hospital, me pareció un reto y algo que seguro que el bebé que llevo dentro de la tripita agradecerá. Vamos allá entonces:


Documentación necesaria:


Ø  DNI del papá y la mamá


Ø  Libro de Familia


Ø  Tarjeta de la Seguridad Social


Ø  Cartilla de embarazo


Ø  Información de ecos y analíticas en caso de que no des a luz en el hospital en el que te han hecho el seguimiento


Bolsa para el bebé:


Ø  Pañales recién nacido


Ø  Toalllitas húmedas


Ø  Esponja natural


Ø  2 toallas


Ø  5 gasas


Ø  3 arrullos


Ø  2 gorritos de algodón


Ø  2 juegos de manoplas


Ø  2 chupetes ergonómicos


Ø  4 o 5 baberos


Ø  6 bodies


Ø  4 o 5 pares de calcetines o patucos


Ø  4 o 5 conjuntos de primera puestas (peleles, polainas, jerséis…)


Bolsa para la mamá:


Ø  2 camisones


Ø  1 bata


Ø  1 zapatillas de estar por casa


Ø  3 sujetadores de lactancia


Ø  Pack de braguitas desechables


Ø  Compresas de celulosa


Ø  3 o 4 pares de calcetines


Ø  Ropa para la salida del hospital


Ø  Crema antiestrías


Ø  Pasta y cepillo de dientes


Ø  Peine/ cepillo


Ø  Champú, gel y suavizante de pelo


Ø  Crema para la cara


Ø  Crema para las grietas del pezón (karité o purelán)


Ø  Saca leches


Ø  Desodorante y colonia


Ø  Polvos / colorete (ojito con las caritas blancas de la anemia)


Cómo podéis ver, no soy muy amiga de llevar productos para el bebé como es el caso de geles, cremas o colonias. Ya que los bebés nacen con una especie de capa de grasa que les sirve de protección, los productos para bebés (sobre todo si tienen químicos) van eliminando esta capa, así que es preferible intentar evitarlos las primeras semanas.


En cuanto al chupete, siempre recomiendo que si se escoge una lactancia materna es preferible no utilizarlo hasta el mes de edad, ya que colocándoselo antes, podría interrumpir el enganche y la lactancia.


Para las mamás que tienen el parto por cesárea, hay unos apósitos específicos para ayudar a sellar la cicatriz, si vuestro caso es el de una cesárea programada, podéis ser previsoras y meterlos en vuestra bolsa de aseo.


Creo que no me dejo nada… aún me quedan dos mesecitos para la llegada de la princesa de la casa, así que si me podéis dar alguna idea más, estoy con los oídos bien abiertos.


Gracias por vuestra atención.


Un saludo


Elvira Ruiz


Licenciada en CC Actividad Física y Deporte, instructora de Pilates especializada en embarazo y postparto

27 de marzo de 2017
Compartir en