Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información

Ventajas de incluir el Método Pilates en el entrenamiento

Analizada la importancia que, a mi entender, tiene el trabajo muscular en un deporte como el fútbol la semana pasada, voy a exponer las ventajas que nos da un método como el Pilates de cara al rendimiento deportivo.

En primer lugar, nos proporciona una oportunidad para diagnosticar con cierta facilidad lo que llamamos patrones musculares alterados o disfuncionales. Entendemos un patrón muscular como la forma que tiene nuestro cuerpo para realizar un movimiento o mantenernos en equilibrio y de ellos depende, en gran medida, nuestra capacidad para adaptarnos a la carga. Tienen una gran importancia ya que pueden condicionarnos y predisponernos a las lesiones, máxime cuando realizamos una actividad deportiva.


Pongamos un ejemplo práctico que ocurre en el fútbol. Supongamos que haciendo un Hip Roll (ejercicio de extensión de cadera) observamos que los músculos de la parte posterior del muslo, los isquiotibiales, se contraen mucho más que los glúteos. Ocurre que los primeros son demasiado protagonistas y que los segundos están débiles, sobre todo el glúteo mayor que es el principal responsable de la extensión de la cadera. Este patrón muscular es muy común en los futbolistas y les conduce a una lesión tan habitual como es la rotura de los músculos isquiotibiales (el biceps femoral con mayor frecuencia) que suelen estar acortados. Esta lesión suele darse en gestos en los que se extiende demasiado la rodilla y se frena de golpe (como cuando intentamos hacer un control de balón forzado o un taconazo al ir corriendo a alta velocidad), o en carreras en sprint máximo si la musculatura está contracturada.

Con el entrenamiento se intenta prevenir estas lesiones mediante el trabajo excéntrico de la musculatura isquiotibial. En él se busca una contracción muscular de frenada que, a la vez que trabaja la fuerza, provoca un estiramiento muscular. Sin embargo, este tipo de entrenamiento preventivo se hace insuficiente si nos encontramos un patrón disfuncional como el que hemos puesto de ejemplo. Desde mi punto de vista, debemos reeducar y corregirlo para que los glúteos recuperen su función y sean los activadores de la cadena extensora de la cadera.

En esta corrección, el Método Pilates es de gran ayuda. Respetando sus principios de movimiento, cada ejercicio asegura la estabilidad corporal y el trabajo específico, evitando posibles compensaciones de otros grupos musculares. En nuestro ejemplo, realizaremos ejercicios (tip Footwork en Reformer) para la activación de la musculatura glútea, prestando atención a la posición neutral de pelvis y a la estabilidad escapular, que asegure una correcta extensión de la cadera, una carga excéntrica isquiotibial y una tonificación de la faja abdominal profunda.

Además de los patrones alterados o disfuncionales, podemos encontrarnos con lesiones derivadas de una falta de movilidad articular. Normalmente esta limitación de movimiento genera una restricción fascial como respuesta de defensa y que provoca una tensión excesiva a toda la estructura corporal. El Método Pilates incide en estas restricciones mediante ejercicios que comprometen a esos segmentos articulares estimulándoles para recuperar su movilidad normal. Controlando y corrigiendo la ejecución del ejercicio en todo momento, nos aseguramos de que no existan movimientos excesivamente amplios y/o descontrolados que provoquen adaptaciones de movimiento en las que se solicitan otras estructuras para realizarlos. Si esto último ocurre, se producirán sobrecargas en dichas estructuras compensatorias y situaciones de desequilibrio. Decimos que nos importa mucho más la “calidad” en el movimiento que la “cantidad” de movimiento para conseguir reequilibrar estructuralmente el cuerpo del deportista.

Resumiendo, a través del trabajo mediante el Método Pilates, somos capaces de diagnosticar y corregir patrones de movimiento lesivos (o que nos pueden llevar a una lesión), a la vez que dotamos de equilibrio, movilidad y estabilidad a toda la estructura corporal. Entonces, ¿por qué no incluirlo en nuestras planificaciones de entrenamiento deportivo?

David Carnicero

Ldo en CAFD col 60.501

Preparador físico y Osteópata de Numantium Estudio

22 de junio de 2018
Compartir en